27 diciembre, 2014

El héroe desconocido

Hace unos días recibí un email desde Holanda. El remitente se interesaba sobre una entrada que publiqué en el blog hace más de dos años:


Me preguntaba sobre Jan Frederikus Stolk, un piloto que murió el 11 de febrero de 1.937 en la última acción de la Escuadrilla Malraux. Su nombre aparecía fugazmente en mi texto y quería averiguar más información sobre él. Luego me explicó que era hijo de un brigadista internacional y que en su país estaban realizando una investigación sobre los brigadistas holandeses, la nacionalidad de Stolk. Yo había acompañado mi artículo con una fotografía en la que varios de los miembros de la escuadrilla sonreían a la cámara y quería saber si Stolk era uno de ellos.

La verdad es que apenas sabía nada de él, más allá de la breve referencia que había hecho en un texto escrito hace más de dos años, pero sus preguntas despertaron mi interés y prometí ayudarle. Había encontrado esa fotografía en internet y buscando entre las fuentes que manejé en su momento y, de nuevo con la ayuda de google, supe que aparecía publicada en un libro: Malraux en España, escrito por Paul Nothomb.

Nothomb era el protagonista de aquella entrada y su novela, El silencio del aviador, una de sus fuentes principales. Volví a leerla y esta vez encontré en una biblioteca de Barcelona su “Malraux en España”. Pero antes recibí un segundo mail desde Holanda con una fotografía donde aparece Stolk junto a una docena de compañeros que posan delante de uno de los bombarderos de la escuadrilla, un Potez 540. Su silueta destaca a la izquierda del grupo: es el más alto y el único que viste la chaqueta de cuero, el casco y las gafas de aviador. Luego la vi en la página 145 de Malraux en España, donde se explica que fue tomada apenas unas horas antes de su muerte.


El libro está ilustrado con un centenar de fotografías que describen la vida de los miembros de la Escuadrilla durante la Guerra Civil. La mayoría fueron tomadas por Raymond Maréchal, uno de sus integrantes. En buena parte de ellas, mecánicos y pilotos posan delante de sus aviones, pero también hay imágenes tomadas desde el aire en pleno vuelo, aparatos siniestrados o fotografías de la vida cotidiana, como la que yo había incluido en el blog dos años atrás, donde Malraux, el organizador de la escuadrilla, aparece sonriente, rodeado de camaradas en el pueblo valenciano de Torrent, donde pasaron unos días de tranquilidad, alejados por un momento del horror de la guerra.

Entre las muchas fotografías del libro, Stolk sólo aparece en una segunda: con el torso desnudo, empuña en el mango de lo que parecer ser un pico que clava en la tierra. Por mucho que traté de encontrar su rostro entre el resto de las imágenes, no lo encontré. Luego supe el motivo: el propio Nothomb explica que apenas lo conocía porque se había incorporado al grupo poco antes de su muerte y, de hecho, ésa fue su primera y única acción de combate.


Aunque tenía la nacionalidad holandesa de su padre, Jan Frederikus Sotlk era en realidad indonesio, de donde era su madre, de la que había heredado los pómulos salientes y la piel oscura. Anticolonialista convencido, había cruzado más de veinte mil kilómetros para luchar por la República Española. “¿Qué había venido a hacer entre nosotros este mestizo nacido  en la otra punta del mundo?” se pregunta sorprendido Nothomb en su libro, que poco más nos cuenta de él: “todavía me maravilloso del historial de este magnífico chico, que parece salido de una novela de Malraux: magnífica antítesis del modelo colonial batavo, era comunista y piloto con las misma convicción."

Pero si su vida continúa siendo un misterio, su muerte aparece descrita con todo detalle en otro libro de Nothomb: El silencio del aviador o en la novela de André Malraux: L’Espoir.

El 8 de febrero de 1.937, Málaga cayó en manos de las tropas franquistas, pero desde varios días antes, decenas de miles de malagueños y de refugiados de otras provincias andaluzas, habían abandonado la ciudad ante el temor de la represión. Lo hicieron por la única vía que quedaba: la carretera que serpenteaba junto a la costa hacia Almería. Durante varios días la marabunta, formada en su mayoría por mujeres, ancianos y niños, fue ametrallada desde el aire por los aviones alemanes y bombardeada desde el mar por los barcos nacionales.

El frente se desmoronó en mitad del caos y el Gobierno Republicano, con sede en Valencia, tardó demasiado en reaccionar. Sin reservas militares en tierra, el Ministro del Aire, Hidalgo de Cisneros -un aristócrata que había abrazado la causa del comunismo-, solo encontró a la Escuadrilla Malraux para que acudiera en auxilio de las personas que huían. Tras varios meses de guerra, a la escuadrilla apenas le quedaban operativos dos bombarderos Potez 540. Los aparatos se dirigieron hacia Motril con la misión de frenar el avance de los fascistas italianos, que formaban la vanguardia de las tropas de Franco, en su primera acción en la guerra.

La ultima imagen tomada del bombardero Potez 540 de Stolk y Nothomb
En la mañana del 11 de febrero, después de frenar el avance enemigo, un enjambre de cazas italianos Fiat C32 se abalanzó sobre los dos aviones republicanos. Nothomb lo explica en su libro Malraux en España: “Hacía buen tiempo. Un poco más lejos, sobre la carretera costera, una pequeña tropa de hormigas se agitaba alrededor de enormes escarabajos súbitamente inmovilizados. Fue entonces cuando vimos aparecer en el horizonte otro tipo muy diferente de insectos, mucho más temibles. Esperamos los moscas rusos, cuyo apoyo habían prometido; los busqué en vano. Pero tuve tiempo de sobras para contar más de veinte cazas Fiat: brillaban al sol durante la interminable caída del Potez”

El bombardero donde luchaban Stolk y Nothomb fue alcanzado, mientras el otro huía en dirección a Almería rodeado de aparatos enemigos. Nothomb nos describe el suceso con maestría en su novela El silencio del aviador: Varios haces de balas trazadoras dejaban estrías de fuego una y otra vez en el interior de la carlinga”

Tras recibir el impacto, los tripulantes trataron de sobreponerse a su situación desesperada: “Como si se destripase, el avión remontó hacia el cielo. Dejaron de oírse las balas. Pero si se olía un olor acre… La costa reapareció en el horizonte: un muro rocoso, a la vez tranquilizador y terrible”

Stolk fue herido de gravedad en la primera pasada de los cazas enemigos. “El segundo piloto se apretaba el vientre con ambas manos. Su respiración era dificultosa, su mirada despavorida, sus rasgos descompuestos por el dolor”

A pesar de ello, realizó un último esfuerzo antes de desmayarse: “El herido dejó de sujetarse la barriga, se aferró a un travesaño y bajó la palanca. El avión dio un brinco espectacular. El ala izquierda se hundió y el motor derecho se hizo visible en toda su evidencia: ardía como una tea.”

El bombardero acabó estrellándose en la orilla: “El avión chocó con la superficie del mar con un ángulo muy escaso, milagrosamente rebotó y fue a asentarse a un banco de guijarros a escasos metros de la costa. El morro acristalado, que había soportado todo el peso de la frenada, quedó seccionado como un huevo abierto en un extremo superior, mientras el motor, anegado, se apagaba.”

El estado en el que quedó el avión después de estrellarse

Los dos tripulantes que no estaban heridos ayudaron a sus compañeros a salir del avión. Stolk se había llevado la peor parte: “Descansaba sus dos manos sobre la herida y cabeceando rechazaba cualquier contacto, pidiendo sin cesar que le dieran de beber.”
La herida en el vientre desaconsejaba que le dieran agua, a pesar de ello Nothomb trató de aliviar su dolor y le habló en holandés. Uno de sus compañeros se hizo con un caballo y al rato volvió con una ambulancia, la del médico canadiense Norman Bethune –de quien he hablado en este blog-.

El trayecto hasta Almería fue muy duro según las palabras de Nothomb: "Hipersensible a pesar  de estar inconsciente, no paró de delirar hasta llegar a Almería, pegando alaridos a cada bache de la carretera".

Murió en un hospital de Almería, que nos describe así: "era un lugar lúgubre. Vacío de sus enfermos transportables y de tres cuartos de su personal (desplazados hacia otra retaguardia), se preparaba, resignado, a acoger la oleada de desahuciados." Pese a que le hicieron una transfusión, ya nada pudieron hacer por salvarlo.

Jan Frederikus Stolk vino desde la otra punta del mundo para dar su vida a cambio de salvar la de otros. Gracias a la última acción de la Escuadrilla de Malraux, decenas de miles de refugiados consiguieron escapar de sus perseguidores que vieron frenado su avance en Motril. Stolk era sólo un apellido de rastro difuso, uno de esos héroes anónimos cuya historia duerme en el cajón del olvido, una historia que deseo que logren recuperar los investigadores que tratan de conocer los detalles de su biografía, la que el propio Nothomb calificaba como maravillosa y salida de una novela de la que quizás algún día conozcamos más detalles.

Nota.-Todas las fotografías que acompañan este texto aparecen en el libro: Malraux en España, escrito por Paul Nothomb y publicado en el año 2.001 por la Editorial Edhasa ISBN: 84-350-6506-5.


La novela El silencio del aviador, también de Paul Nothomb fue publicada en el año 2006 por la Editorial Funambulista ISBN: 84-96601-02-1


3 comentarios:

  1. Gracias por narrar esta historia tan interesante y por contribuir a mantener viva la memoria de los voluntarios antifascistas en la Guerra de España.
    Almudena Cros
    Presidenta
    Asociacion de Amigos de las Brigadas Internacionales

    ResponderEliminar
  2. Gracias por narrar esta interesante historia y por contribuir a mantener viva la memoria de los voluntarios antifascistas que lucharon en la Guerra Civil.
    Almudena Cros
    Presidenta
    Asociacion de Amigos de las Brigadas Internacionales

    ResponderEliminar
  3. http://brigadasinternacionales.org/index.php?option=com_content&view=article&id=736:stolk&catid=42:cronicas&Itemid=62

    ResponderEliminar